miércoles, 27 de octubre de 2010

You'll never walk alone


Un hombre no puede gambetear su destino, sólo correrle un pique corto. Mejor quemarse que apagarse lentamente.

Pero nunca, pase lo que pase, nunca caminarás solo. Nos vemos, compañero.

Fotos

viernes, 8 de octubre de 2010

Revenge of the nerds

 
El sábado pasado celebramos la tercera edición de la Rispé, una fiesta que ideamos con el compañero Atilael1 para joder, divertirnos, sacarle punta a la conga y conocer a mucha de la gente con la que interactuamos a diario (o no) en Twitter. La pasamos bárbaro, vinieron más de 130 personas, casi nadie terminó mal, en fin, una fiesta como @esta manda. Gracias a todos, en serio.

Días después, el compañero Matías Castañeda, o el Emo Peronista, o @_matiasc, escribió un post muy recomendable sobre la experiencia de Twitter, donde destaca una frase: "La única red social que está viva es twitter, todo lo demás es paja". Casi al mismo tiempo, Agustín Aguirre, hermano de la querida Carolina o Bestiaria, publicó "La revancha de los tontos", protestando por los "ataques" que recibe en la red social. Argumenta:

Misteriosamente eran todos amigos, se invitaban a fiestas, se comentaban 50 veces por día entre ellos, se pasaban recetas de cocina, y jugaban a ser héroes en 140 caracteres. (...) Sabía que uno era un medico, específicamente un cirujano cardiovascular que siempre quiso ser escritor y nunca lo logro. Que lloro durante toda la primaria, secundaria y también facultad por ser discriminado por sus pares que se mofaban de su homosexualidad. (...) Y ahí, en ese momento, se hizo la luz y me di cuenta de lo que el Twitter les había dado: Una nueva vida.

El post me pareció una pelotudez grosera, propia de una persona con reflexiones profundísimas como esta o esta. Pero lo cierto, pensándolo bien, tiene mucha razón este muchacho. Twitter es una red social para los perdedores, los marginados, los ignorados. Y está bien que así sea.

Entré a Twitter el 25 de junio de 2007. Entonces no había los millones de usuarios a nivel mundial que hay ahora, y en Argentina no llegábamos a 300. Ese día yo acababa de abandonar la carrera, tenía un laburo de mierda y sobrepeso (bueno, más que ahora), estaba deprimido y me había peleado con buena parte del mundo, a excepción de dos amigos. Tenía una vida de mierda.

Al principio no entendía un carajo de qué se trataba Twitter. Pero no tenía nada mejor que hacer en la vida, y empecé. Seguí a usuarios, algunos conocidos de blogs, otros perfectos desconocidos. Comencé a chatear con muchos de ellos. Estaba en Twitter todo el día: lo leía cuando despertaba, en el trabajo, cuando volvía a casa. Descubrí que era perfecto para mí, que suelo tener pensamientos como chispazos, cortos y fugaces. La mayoría de esas ideas no servían para un blog, pero eran perfectas para los 140 caracteres. Entendí que el límite no era una limitación, que el formato no depende de la cantidad de renglones, que cualquier género puede entrar en 20 palabras.

Pero además conocí a un montón de gente interesante. De muchos me hice amigos. Algunos, amigos de fierro. Mis amigos, esos dos amigos de verdad que me habían quedado, también entraron a Twitter. A seis meses de abrir mi cuenta, conseguí trabajo a través de ella y gracias a Darío. Un trabajo acorde con la carrera que nunca terminé de estudiar, un trabajo que me encanta y por el cual sigo profundamente agradecido. Me puse de novio (y convencí a mi entonces novia de abrirse una cuenta, grave error), me separé, tuve historias más o menos fugaces, asistí a eventos, fiestas y salidas a patear tachos por la Costanera. Todo lo contrario a la vida de mierda que tenía antes.

Alguna vez leí que "en Facebook están tus compañeros del secundario, en Twitter están aquellos con quienes quisieras haber ido al secundario". También pensé alguna vez que todos los que estábamos ahí, al menos entre mis círculo de seguidores, eramos los losers: los marginados por escuchar música rara, por no saber jugar al fútbol, porque les gustaba el ajedrez, el aeromodelismo, la zoofilia, los que leían a Nietzsche, los que no rezaban en colegios religiosos. Y está perfecto. Me gusta esa gente. Esa es mi gente. Me quedo con mis follows toda la vida antes de que un ama de casa embarazada a los 20 que manda cadenas de mails y piensa que hay que matarlos a todos. Ahí tenés Facebook, winner.

Porque también hay que entender que ser un inadaptado hace rato que dejó de ser algo malo. El avance de los outcasts que refutamos a Darwin es inevitable. Porque 2008 fue el año en el que los nerds tomaron el poder. Porque esto, amigo mío, es la venganza de los nerds.


Nota: no era mi intención original linkear al blog de Bobero para no darle relevancia. A los boludos se los mata como a los mosquitos, con la indiferencia. Pero considerado que está abajo del 700º puesto en el ranking de Alianzo de Argentina, supongo que no le vienen mal las visitas.

miércoles, 15 de septiembre de 2010

Misa Criolla

Publicado en Artepolítica.


"Me voy", dijo una tarde. El gran orador patrio sólo tuvo dos palabras antes de hacer un paro cardíaco del cual no pudo sacarlo Taiana padre, ni Dios mismo, ni nadie. La frase tiene sentido: muchos de sus biógrafos coinciden en que Perón era un nihilista. ¿Qué otra cosa podía decir ese hombre frente a la muerte? "Después de mí, el diluvio", era también su divisa. Y después de él vino el diluvio nomás. Uno más terrible y duradero que la lluvia de este fin de semana.

Perón tenía, cuenta Bonasso, el "óleo sagrado de Samuel", eso que distingue a los conductores natos. Esa marca de la bestia era su esencia, lo que justificaba su lugar en el planeta, su don y su condena. ¿Podía el General hacer otra cosa que ser Perón? ¿Quiso escapar de su destino fatal de ser la palabra revelada para todos los argentinos? ¿Podía ser un oscuro jardinero madrileño como tantos próceres exiliados, y evitar el mandato de volver a su tierra para ser crucificado? Sólo sabemos que no lo hizo.

Lo mismo podríamos preguntar casi 40 años después. Porque la pregunta, en el fondo, es milenaria y retórica: ¿Pueden los hombres gambetear su destino? Tal vez. Hablemos de un hombre: ¿Puede Néstor Kirchner a esta altura de los acontecimientos ser otra cosa que no sea Néstor Kirchner? Este humilde camarada cree que puede, pero no.

Un mal salto entre la sístole y la diástole pueden volver a demostrar lo endeble de ciertas construcciones políticas. Al Pocho gracias no pasó nada, pero: ¿Y si pasaba? ¿Sería tan terrible la orfandad del kirchnerismo como lo fue la del peronismo una vez muerto Perón? ¿Qué pasaba con Cristina y el hombre del corazón parlante? ¿Cuál era el futuro del espacio nacional y popular con Scioli Presidente? La historia contrafactual tiene la ventaja de que, por suerte, ya nunca ocurrirá.

Tengo la teoría de que nada grande puede hacerse sin un poco de locura. Que todos aquellos que han hecho historia tienen alguna forma de enfermedad maravillosa que los lleva a romper la barrera de lo previsible. El narcicismo, la bipolaridad, el trastorno obsesivo compulsivo (la simple obsesión) son lo que provoca el cambio (la transistasis) del mundo.

Cometeré la imprudencia, incluso contradiciendo lo que propuse antes, de diagnosticar lo que no conozco. Néstor Kirchner es a la vez presidente, titular del PJ, secretario de UNASUR, diputado y siguen las firmas. Podría decirse que tiene el mismo padecimiento que aquejaba a uno de los Hombres Sensibles de Flores: el berretín cósmico de querer vivir todas las vidas y estar condenado a transitar sólo una.

Pero también podríamos aventurar otro diagnóstico: adicción al exceso. Una afección que puede manifestarse bajo distintas formas, pero que guarda un rasgo común entre todos los que la padecen (incluído un servidor): la imposibilidad de moderarse, de medir. Cualquier cosa, en exceso, puede matar. Kirchner no puede dejar de ser lo que es. Kirchner no puede dejar de ser excesivo. Kirchner no puede dejar (¿acaso alguien puede?) de morir de exceso.

Por suerte -esperemos, toquemos madera, aferrémonos a lo izquierdo- lo vamos a tener un tiempo más con nosotros mientras pensamos estas cosas. Si a Perón lo heredó el pueblo (y no discutiremos los resultados), ¿quién heredará este proceso? Mañana vamos a estar ahí, aguantando, saltando, bailando en busca de una respuesta que tal vez no exista. Para que el diluvio nos agarre cantando bajo la lluvia.

miércoles, 8 de septiembre de 2010

Gracioso


"Pero en Twitter soy muy gracioso..."

Fuente: Geek and poke

Vacíos

Publicado en Artepolítica.



Anoche prendí la televisión para dejarla de fondo mientras cocinaba y ante la falta de Los Simpson o el partido de Lanús, terminé sintonizando La Cornisa. Majul había convocado a un autoproclamado “experto en seguridad” cuya perorata agarré empezada, pero pude escuchar muchas cosas interesantes al ritmo del picado de cebolla. Este buen hombre decía entre otras cosas (cito de memoria):

-La “Maldita Policía” no era tan mala porque robaba pero hacía.
-Con la Maldita había menos crimen.
-Estaba bien que la Maldita robara, porque sin presupuesto la policía no puede hacer nada, como ahora.
-Los que salen a asaltar bancos y toman rehenes son “simios drogados” con los que “no se puede negociar ni dialogar” (sic).
-Para prevenir el crimen hay que “salir a reventar villas” con allanamientos.
-Que  “no está mal que caigan en cana cinco peregiles si agarramos a dos chorros”.
-En un arranque místico de Lombrosianismo puro, propuso que los controles policiales en los accesos a Capital Federal paren a la gente por “portación de cara”.

Su discurso sólo era interrumpido por otro periodista, cuyo nombre no recuerdo, que intentaba refutarlo con buenos argumentos pero mal manejo de los códigos televisivos. Majul y un tercer periodista también quisieron iniciar tímidos debates; por toda respuesta, el “experto” esgrimía “a vos te puede gusta o no gustar, yo te digo cómo hay que hacer para bajar la delincuencia”.

Este “experto en seguridad” era un tal Víctor Stinfale, que, según me avisaron minutos después, fue abogado de Telleldín en la causa AMIA, de miembros de la barra de Boca y de Monzer Al Kazar, además de emprendedor nocturno. Pero claro, los tiempos de la TV son tiranos, y Majul no pudo darse el lujo de informarnos el prontuario de este buen hombre (o si lo hizo, yo no lo vi).

Podríamos desechar la opinión de este tipo por sus antecedentes, o por haberlas expresado dentro del aparato mediático, o porque lo dijo en un canal perteneciente a un diputado opositor que tiene un plan contra la inseguridad, ayudame, ayudate, ayudín, incluso podríamos putear a Majul porque... bueno, porque es Majul.

Pero no.

martes, 7 de septiembre de 2010

Anoche


Escena 1, exterior, noche.
1. Dos haces de luz zurcan la Lugones como un campeón. 2. Levantamos al tercer hombre en Alto Palermo. 3. Sale un cuartito y media, respectivamente. 4. El cuarto hombre is over capacity and not responding. 5. Por voto de la asamblea legislativa, acudimos al rescate del cuarto hombre, ahora conocido como La Bella Durmiente. 6. Nos arrimamos cual Ludovico al balcón, pero La Bella Durmiente no está en condiciones. 7. Más bien, está en pijama y sin duchar. Se excusa por la ausencia. 8. ¿Parque Centenario - Juan B, Justo? Dos horas y media. 9. Entradas. Dos tequilas al hilo gratis, cortesía del enano. 10. Acá todo se vuelve difuso. 11. Dos petisas noruegas vienen a manguearnos faso. Estudian español en Ingeniería. No les entiendo un choto. 12. O ella no entiende como funciona el sistema métrico, o el sistema de los meses en Argentina es distinto. Eso, o ya me olvidé todo el inglés. 13. Se fugan y aparece la banda. No necesariamente en ese orden. 14. Oh por dios esas luces me están quemando la cabeza. 15. Con ustedes, señoras y señores, la banda. 16. Justice made in La Salada. 17. Los tipos suben 2 TV, 2 Macs, 4 consolas, 2 ó 3 teclados y 1 guitarra. 18. Ellos son dos contra el mundo. 19. ¿En qué estábamos? Ah, sí, en un cuelgue mancomunado entre el público y los pibes, en la quinta luna de Temperley. 20. Era más o menos una cosa así. 21. Buy it, use it, break it, fix it, Trash it, change it, mail - upgrade it. 22. Media hora tocaron los hijos de puta. 23. Creo que fuimos los únicos que nos dimos cuenta. 24. The puestez was generalized. 25. Situación de estupefacientes, cumbia, metegol, sala de baño. 26. Houston pierde contacto con el Tercer Hombre. 27. La del baño saluda al tercer hombre con un beso, dice que es igual a su nuera Romina, le pregunta si ya tomó tequila. 27. Situación de birrita y alergría. 28. Juicio y castigo al DJ que vino después de la banda. 29. El chabón metió la carpeta de greatest hits, le dio shuffle, y se fue a cagar. 30. No había solución de continuidad. No pegaba ni con moco. 31. Porque de este tema a este otro te banco. 32. Pero mandar Madonna y atrás un dubstep es un aborto, flaco. 33. Acá iba una reflexión pero no recuerdo cuál. 34. Ah, ponele que vimos el sol. 35. No había un ángulo recto 36. No había textura definida. 37. Danza con tortas. 38. El conteo de los muertos da muy mal. Los muertos somos nosotros, los puestos son ajenos. La historia del "0k". 39. Emprendimos retirada, no sé bien en qué condiciones. 40. Puteadas al hijo de puta del DJ. 41. Recuerdos del gordo barbudo zarpado con la remera de One Love y el DJ que la bardeaba. 42. Siempre hay un gordo zarpado. 43. Siempre hay alguien que la bardea. 44. Graham Greene, el tercer hombre, era nuestro GPS. 45. Fue algo así como Niceto - Alto Palermo - Florida. 44. Pero lo mismo podría haber sido Niceto - Berazategui - Johannesburgo. 45. Escala técnica para fertilización de árboles en Saavedra. 46. Escala técnica para el bajón. 47. Cachafaz cósmico, de qué planeta viniste. 48. Recuento de cuerpos: ¿llegaron todos bien? 49. Todos bien. Ok. 50. Muerte y fundido a negro.

domingo, 5 de septiembre de 2010

Animal de radio



Dedicado a Juan Pablo, el verdadero animal de radio.

Promediaba el año 2000 y yo tenía, digamos, 13 años. Estaba haciendo la tarea en la cocina, un sábado a la tarde, con mi vieja y con mi abuela. Me había criado en el imperativo cultural menemista que establecía el centro neurálgico del hogar frente a la televisión. Pero mi vieja se dio cuenta de que no le prestaba nada de atención a la tarea, aunque lo que estuviera en pantalla fuese Útilísima satelital. El mandato familiar fue unánime: te vas al comedor; ahí no hay TV para que te distraigas.

Y me instalé nomás con todos mis bártulos en la mesa de roble macizo del living. Me senté y me puse a mirar a la pared. Faltaban muchos años y fracasos para entender que estudiar no era lo mío, pero entonces no lo sabía y todavía luchaba contra el desinterés, la paja, la falta de atención o lo que fuese. En eso estaba cuando lo vi: un minicomponente JVC casi nuevo; un equipo que reproducía casettes, tres bandejas para CD's y, lo más importante, radio AM/FM.

Hasta entonces, la radio era para mí el hermano bobo de la televisión, algo que se escuchaba cuando no te queda otra, cuando viajas en auto o trabajabas en un taller mecánico, una margarina a la manteca televisiva. Pero ahí estaba, necesitando un placebo para mi abstinencia catódica. La prendí, y busqué -acaso por herencia paterna- el 95.9, la Rock & Pop. Y empezó la magia. Desde temprano, Cuál Es, que era todo lo que debía ser: rock, mucho rock, un Eduardo de la Puente en su pico creativo post-químico, y un Pergolini que ya había dejado CQC por primera vez, pero todavía seguía siendo Pergolini con todo lo que ello implicaba, y no el significante vacío que es ahora. También estaba Gantman, que hablaba de fútbol para quienes en el fondo no les gustaba el fútbol (a él tampoco le gustaba). Los guionistas y sus radioteatros estaban on fire. Y para rematarla aparecía Alfredo Rosso, que de música sigue sabiendo una bocha. A las 13 arrancaba Day Tripper, pero ese no lo escuchaba porque me embolaba bastante, porque todavía no era indie (?) y porque a esa hora estaba en el colegio.

Después venía Tarde Negra, la gloria entre las glorias, con una Vernaci en su mejor momento, y al principio también con Fernando Peña en la cúspide, aunque duró poco: enseguida se fue y lo reemplazó Tortonese, que no por eso era malo ni peor. También aparecían Barragán. A las 19 llegaba Animal de Radio, que era una entelequia inentendible -para mí- de personajes y discursos partiendo de la garganta inmensa del genial Lalo Mir. Nunca terminaba de escucharlo, por lo general lo interrumpía la cena familiar.

miércoles, 25 de agosto de 2010

Otras inquisiciones

http://artepolitica.com/wp-content/uploads/2010/08/ak.jpg

"Un tipo que escribió toda la vida con el único fin de ponerla, y no sólo le salió tan bien, sino que encima también escribió cosas de aceptables para arriba, merece todos mis respetos".

Más en Artepolítica.

lunes, 23 de agosto de 2010

55 autopartes



1.-Subimos al taxi en la puerta. 2.-Destino primero: Museo histórico de La Boca, La Madrid y Alte Brown. 3.- Charla fubolera. Zurcamos Alem y coincidimos en el Pekermanismo. 4.-Sopor y locura en el museo cortesía del anfitrión. Duración: una hora. 5.-Empacamos y huímos raudos a la esquina. 6.-Continúa la grabación del crudo. 7.-Camarógrafo filma desde la esquina. El tachero hace señas. 8.-"¡Volvé, volvé!", grita. 9.-Adentro del taxi: "esos de la esquina los iban a afanar, me avisó el portero del edificio", avisa el tachero. 10.-Escondemos todo y partimos raudamente por La Madrid. 11.-Pasamos Caminito. 12.-"República de La Boca", proclama el mural. 13.-Vuelta manzana, bajamos de nuevo a filmar y fotografiar. 14.-Señas. 15.-"Vos sacá fotos tranquilo", me dice el camarógrafo. Desaparece. Lo veo subido al taxi. 16.-Movimientos en la esquina. Huyo al trote. 17.-"¿Ves a ese morocho en la esquina con las manos en la espalda? Le hizo señas al otro para que te pegue en la nuca y te afane la cámara". 18.-Inserte larga disertación sobre inseguridad aquí. 19.-El tachero fue fotógrafo de Clarín varios años, dice. Los tacheros siempre hicieron todo, en especial lo que uno hace. 20.-"En la calle lo que te botonea es el bolso -al camarógrafo-, por eso vos tenés que ir con veinte ojos abiertos". 21.-Avenida Regimiento Patricios - Parque Lezama - Defensa. 22.-Chistes de Capusotto, chauvinismo y homofobia compartida a gusto. 23.-Sigue Juan de Garay y la calle está imposible. 24.-Relatos de pánico y locura: tres intentos de robo (dos exitosos) al camarógrafo. 25.-Relatos de travestis en plena Lucha Libre por Superconstituamor. Botellazos y cabeceo al adoquín. 26.-Rateros homínidos de Eleven. 27.-"El tipo me encajó la sevillana en el cuello. Hasta las zapatillas me sacó. Me salieron ampollas de caminar las 15 cuadras hasta casa". 28.-Otra: "El tipo estaba tan pero tan puesto... 'no me toques porque no me gusta que me toquen'... tan puesto que no se levantó de la piña" 29.-Al tachero lo levantaron en Las Heras y Pueyrredón. 30.-Bien vestidos iban. 31.-"Pegá la vuelta y bajá por Pueyrredón". Lo encañonaron. 32.-Todo el trayecto de esa esquina a la cancha de Huracán, gatillando y martillando en la sien. Según él, claro. 33.-"Yo voy a donde quieras pero bajame el arma, pibe" -"Callate". 34.-Cuando se bajaron le pegaron (¿sin querer?) un tiro en la ingle. 35.-Suena Hit the road, Jack. 36.-El Polo 0km chiche chiche bombon se lo dejaron pelado. Perdió 30 lucas, dice. Un mes parado por lo de la ingle. 37.-Recibo unos 6 sms, dos de un desconocido. 38.-"VENGAN". 39.-"VENGAN EDY". 40.-"¿Quién sos?", pregunto. 41.-Nunca responden. 42.-El resto de los mensajes habla de rock. 43.-Alsina e Hipólito Yrigoyen. 44.-"Por eso yo no trabajo más de noche, sólo los fines de semana". 45.-¿Cuántos van? 46.-¿Cuántos choferes ya no laburan de noche? 47.-Para el taxista y el remisero, dejar de laburar de noche es como abandonar la prostitución o ascender a la B. 48.-"Ahora paro según la cara. Si no me gusta la cara, aunque sea de día, no paro. Algunos me putean". 49.-"Pero claro, es tu seguridad". 50.- "Me gritan 'eehh la conchitumadre'. Yo prefiero equivocarme en el 90% de los casos que no paro, a sufrir con el otro 10% teniendo razón". 51.- Chacabuco 271. $71 y algo, marca el ticket. 52.-Desempacamos. 53.-"¿Te ayudo con algo?" -"Sì, llevame @esta". 54.-Tengo que tuitear esto, pienso. 55.-What’s happening?

Autor de la foto.

Cables

Publicado en Artepolítica .



1. Que un latinoamericano sea fascista es como que una ballena sea accionista de una compañía pesquera japonesa, dice un amigo. Ser argentino y defender a una empresa con utilidades millonarias que, a la postre, pertenece a un grupo multimediático monopólico que -encima- miente, bueno, eso ¿qué es?

2. Defendamos a Fibertel, ya que estamos. Tengo el servicio hace más de cinco años y nunca tuve ningún problema. Ninguno. Algún temita con el modem, bah, pero todo solucionado rápidamente. Por suerte no soy diputado nacional como para decir que me vuelvo loco si me sacan Fibertel. Pero tampoco me jodería si no me lo sacan.

3. Esto también le hace muy mal al fútbol [1].

4. Dice De Vido en 678 que los ¿ex? clientes de Fibertel pueden optar por otras 400 empresas proveedoras de internet. Puede ser. Omite que en zonas aisladas y casi desérticas del país como lo es el Área Metropolitana de Buenos Aires, los usuarios deberemos elegir entre la Virgen María de Telecom (Arnet) y el Espíritu Santo de Telefónica (Speedy), cuyos servicios dejan mucho que desear. Algunas zonas también pueden optar por Telecentro, propiedad del bebé de pecho Alberto Pierri, empresario siempre sin pecado concebido. ¿Libertad es cambiar de correa o dejar de ser perros?

5. ¿Esta medida, redundará en un verdadero aumento de la competencia, o va a ser el regalo de un millón de clientes atados de pies a otros oligopolios? Hay muchas compañías -Telmex, las cooperativas telefónicas y de cable de los pueblos del interior- que pueden y quieren dar internet. Con liberar la “última milla”, es decir, permitir que por el cable de telefóno de una empresa se venda servicio de internet de otra (medida que se tomó en el gobierno de De la Rua y sigue sin reglamentar) y permitir la multiplicación de proveedores se resuelve la cuestión.

6. El tema de fondo sigue siendo la neutralidad de la red. ¿Qué es eso? Que cualquier persona tiene derecho a acceder a todos los contenidos subidos a internet, pagando sólo la tarifa de acceso al servicio, sin restricciones, y sin que se priorice el tráfico de uno u otro usuario por pagar más o por contratar determinada empresa. Es uno de los principios fundantes de internet, lo que lo hace tan democrática. [Nota: algún día habrá que analizar cómo pudo ser que una tecnología creada en plena guerra fría para uso militar estadounidense termine convirtiéndose en la revolución de la democracia y la libertad de discurso en todo el mundo]

7. La semana pasada, Verizon (una de las principales proveedoras de internet y telefonía celular en Estados Unidos) y Google (una cadena de ferreterías con sede en Sarandí) cerraron un acuerdo que supuestamente protege la neutralidad y la libertad en la red. Los medios interpretaron otra cosa y las críticas les llovieron a ambas empresas por querer modificar lo que hace a la red lo que es. Las críticas les llovieron de todos lados y hasta los senadores demócratas tuvieron que salir a pedirle a la FCC -el COMFER de allá (?)- que no acepte la propuesta de Google y Verizon.

8. ¿Y si, de un día para el otro, una empresa con utilidades millonarias perteneciente a un multimedio monopólico -que además miente- decide ofrecer prioridad de tráfico a quienes paguen más? Olvidemos que se estarían cagando en la neutralidad de la red; es capitaslimo, están en todo su derecho. Puede decirse: el que puede pagar más viaja en primera. ¿Y si después esa empresa decide qué contenidos -digamos, el sitio de noticias de un diario perteneciente a un multimedio monopólico- tienen prioridad de tráfico? ¿Y si esa empresa decreta que los contenidos pertenecientes por copyright a ese multimedio monopólico sólo pueden accederse con su servicio de internet? ¿O si termina decidiendo qué sitios pueden o no accederse con ese servicio? Para pensar, diría Arnaldo Pérez Manija.

9. ¿El acceso a internet es un derecho constitucional? Sí, al menos en un país: Finlandia. ¿Vivimos en Helsinki, México DF o el estado libre asociado de San Luis? No. Por suerte

10. ¿Es hora de que el estado empiece a preocuparse por garantizar el acceso a la red? Tal vez. Algo así decíamos acá hace poco más de un año. Algo así, dicen, están pensando en Casa Rosada.

Autor de la foto.

[1] Aclaración: me avisan que esa no es la cuenta de twitter oficial de 678. Pero el argumento lo vi repetido en varios lugares, y me sigue pareciendo correcto señalarlo.

sábado, 7 de agosto de 2010

Santoral





Diego Armando Maradona, murales de Ocote City, fotos cortesía de Atchina.

miércoles, 4 de agosto de 2010

Levitar Bar: Poca luz, cámara y acción

Si quisiera escribir un guión cinematógrafico de acción -digamos, una noche de acción en la ciudad de Buenos Aires-, empezaría por Escena II, exterior, noche, y el set sería la esquina de Godoy Cruz y Gorriti, en la puerta de Levitar Bar.



Diría que se franquea el ropero de la entrada y se ingresa a uno de los secretos peor guardados en el Palermo Soja postapocalíptico. Tal vez aclararía, aunque no hace a nuestra historia, que las damas pasan gratis siempre y que los hombres -dependiendo de la fecha y la hora- a veces abonan una entrada con consumisión. Que vale la pena, creanmé, para ver el final de la película.


Néstor Superstar


También en Perfil.com

Devolvé la bolsa

Famosos oficalistas: Gastón Pauls y Florencia Peña junto a la presidente Cristina Fernández de Kirchner.

En Perfil.com

martes, 22 de junio de 2010

Sobre el avatar maradoniano



En el preciso instante en el que Maradona fue crucificado -incluso antes, tal vez un poco después-, comenzamos a esperar la segunda parte. La llegada del Mesías, para los judíos; la segunda venida, para los cristianos. Comenzamos a ver sus señales, sus estigmas, alguna anunciación, en todos lados. Miles de veces creímos estar ante su sucesor, cuando en realidad se trataba sólo de sus apóstoles: Borghi, Riquelme, Saviola, Aimar, D'Alessandro y tantos otros, no encarnaban la esencia divina del 10, sólo venían a predicar su palabra con su buen libro bajo el brazo. Soñábamos con que un milagro divino nos trajera un hijo de su propia sangre, con su genoma y su ADN, porque sólo él podría replicar su mito. Deseábamos, acaso sin saberlo, que hubiese un laboratorio donde estuvieran intentando clonarlo, como ese tanque de Evangelion donde se guardaban a todas las Rei. Cuando ya estabamos por rendirnos, cuando sólo quedaba esperar una poco probable inmaculada concepción de Dalma o de Gianina, apareció él. Él, que venía de un molde parecido -petiso, zurdo, endiablado- pero cuyo pesebre no tenía nada que ver con el original. Porque no hay mucho parecido entre el Fiorito Negro de Maradona con el Rosario que vio nacer a Messi. Pero acaso sean el mismo. No es la misma su historia, su épica, su pasado. Tal vez el Messías no llegue a deidad. Pero qué importa eso cuando se lo ve a Messi flotar -no correr- por el verde cesped como lo hizo él hace veinte años. Lo dije en 2007, cuando Messi hizo carne el rito del gol maradoniano, que hasta entonces nadie había podido reproducir. Lo digo ahora que acaba de empezar el primer tiempo contra Grecia y Messi la va a romper, aunque creo que no tendría que haber jugado desde el arranque, para cuidarlo. Messi es el verdadero y único sucesor de Maradona. Es su hijo, su encarnación, el Avatar Maradoniano. Él es el Messías, que nos conducirá a la salvación.

martes, 15 de junio de 2010

D10s


Publicado en Artepolítica

No hace falta pertenecer a su iglesia. Ni siquiera hay que creer en Dios, en alguna forma de trascendencia, o en alguna existencia celestial o paranormal más allá del mundo físico. Pero la condición excluyente de ser argentino es creer en la divinidad, en la superioridad, en la inmensidad, de Diego Armando Maradona.

¿Queda algo para contar sobre El Diego que no se haya contado ya? ¿Es necesario repetir la historia de su vida, esa remontada cósmica a la inmortalidad? ¿Hace falta, cuando en todo el mundo la palabra "Argentina" es siempre sucedida, aunque subordinada, al nombre revelado, "Maradona"?

La historia argentina, la historia de los argentinos, es pequeña y mezquina. Tenemos pocos grandes personajes que hayan sido marcados por el "óleo sagrado de Samuel", que lleven tatuado en la frente el camino del héroe. Toda persona tiene una historia que merece ser contada, pero hay pocas historias grandes, épicas de verdad. Acaso sólo tres: San Martín, Perón, y Maradona.

Es Maradona un ídolo con los pies de barro, pero no porque se haya derrumbado en polvo. Tenía los pies literalmente metidos en el barro cuando llegó a nuestro mundo, a Fiorito, ese "barrio privado" ("privado de luz, de gas, de teléfono..."). No tuvo una concepción inmaculada en ese establo de la Belén del conurbano sur. Y su llegada estuvo señada acaso por su propia estrella.

Diego, "el pelusa", era un pibe petiso y algo retacón. ¿Pero importaron acaso alguna vez las limitaciones de nuestros héroes? No, y menos en el fútbol. Pelé tenía pie plano, Valderrama los pies torcidos, y Garrincha era chueco, con una pierna más larga que la otra. Dieguito aprovechaba su físico para escurrirse entre las piernas de todos los pibes de los potreros de Lanús. Flameaba al viento con la lengua afuera, en esos potreros, mientras muchos comenzaban a ver que ese pibe era algo distinto. No corría -nunca necesitó correr-; más bien flotaba por la cancha, eludiendo a dos, tres, mil rivales consecutivos para meterse adentro del arco con pelota y todo. Esa pelota -cualquier pelota, lo mismo valía una número cinco que una mandarina o un par de medias enrollado- que se llevaba hasta la cama, que era una extensión de sí mismo.


miércoles, 9 de junio de 2010

Hablemos de periodismo

Y llega el día del periodista, el aniversario del pase a la inmortalidad de Bernardo Neustadt (?) y los 200 años de La Gaceta, y comienzan a florecer como hongos las reflexiones sobre la historia del periodismo, sobre el periodismo en la era digital, y los desvaríos de Majul sobre hacer "periodismo en la era K".

Este blog no se caracteriza por nada, mucho menos por publicar a tiempo sobre los temas sobre los que quiere explayarse. Pero vamos a hablar del tema. Así que los dejo primero con algunas lecturas fundamentales.

-El excelente manifiesto, que recién hoy leí completo, en forma de borrador de Esteban Schmidt sobre el fin del periodismo.

-El gran artículo en el que Cicco explica cómo se inventa un boom.

-Las reflexiones de Martín sobre el principio del fin de Clarín.

-Una muy emocionante nota sobre Steve Buttry, escrita por su mujer -también periodista-, cuya moraleja
es "podés amar este trabajo con todo, pero no esperes que el periodismo te ame a vos".

Seguimos.

martes, 8 de junio de 2010

Ficción


¿Y qué es lo que está mal, si al fin y al cabo, el periodismo y la literatura son ficción?

lunes, 24 de mayo de 2010

¿Y si ganamos?



Publicado en Artepolítica

Esta semana se respira un aire distinto. Un aire a "primavera alfonsinista", por así decirlo. Se camina por la calle entre un espíritu patriótico que no se ve muy seguido, que no se puede atribuir sólo al feriado largo. La gente deja de ser un poco "lagente" de la cadena mediática de la buena onda y hasta se relaciona entre ella con otra actitud. Y la ciudad es una fiesta.

Entonces uno se pregunta: ¿Qué es lo que pasa? ¿Cuánto puede llegar a durar? Luego recordamos que estamos a pocas semanas de esa más maravillosa música que es el pitazo inicial del mundial de fútbol. ¿Y si nos va bien? ¿Y si salimos campeones? ¿Qué pasa entonces? ¿Eh, Pasman?

No se puede pensar en el bicentenario, en el mundial, y en los hechos de los últimos y próximos meses en función de la posibilidades del kirchnerismo, en tanto manifestación argentina de los procesos centroizquierdistas y estatistas latinoamericanos, en las elecciones de 2011. Anulada la opción de obligar al gobierno a ajustar o retirarse, aún con un panorama legislativo adverso, sólo queda seguir el destino de un oficialismo cada vez más sólido frente a un rejunte cívico en declive y un peronismo disidente indeciso. En criollo: ¿Y si ganamos?

Claro que todo depende de lo que ocurra en los próximos veces, y los intentos de hacer futurología son vanos. Pero partamos de la base de que existe la posibilidad, más o menos estadísticamente remota o cercana, de la continuidad del kirchnerismo. No hay muchos registros en la historia argentina reciente de procesos políticos y/o socioeconómicos que hayan durado tanto. Eso no implica que un eventual sucesor kirchnerista llegue a la Casa Rosada en 2011 sin saber dónde está parado. Pero el planteo lleva a la pregunta inevitable: En ese caso, ¿qué hacemos?


miércoles, 19 de mayo de 2010

Hipótesis

Lo siguiente es un relato de ficción, sin relación alguna con la realidad. Supongamos que puede ocurrir.



11 de julio de 2010, Johannesburgo, Sudáfrica. Final. Argentina - España. Partido cerrado, empatado en cero. Minuto 119 del tiempo suplementario. Falta a Messi en tres cuartos de cancha. Verón camina a patear el centro. Rechaza Iker Casillas, con tan mala suerte que le rebota a Palermo en la punta de la chota y entra. Gol. Argentina campeón del mundo. Diego se tira de palomita sobre el verde césped. Palermo expresa su grito primario y bestial, se cuelga de la reja del estadio y la misma se le cae encima. Con una pierna rota y sangrando, se suma al festejo del resto de los jugadores. Messi le saca las pilas al control de la Play 3. Diego, ya en calzones, se aspira todas las líneas de cal del campo de juego. Sus ayudantes no lo pueden parar. Aparece Piolavago, acompañada de la Filarmónica de Londres, y Tevez toma un megáfono para entonar "Güi Arde Champio". Messi se acerca al podio para tomar la copa, pero Diego, aún en calzones, se la roba. Le toca el ojete a Joao Havelange. Agarra el micrófono y proclama: "TODOS USTEDES DEBUTARON CON PELÉ EN UNA FIESTA NEGRA EN LA QUE TAMBIÉN PARTICIPARON, ANOTÁ: HAVELANGE, BLATTER, ELIO ROSSI, JORGE DORIO Y LA FIESTERA DE FLAVIA PALMIERO". Ovación en las tribunas. Diego agarra la copa y se la sacude por la chota. Todos le escupen adentro. Sus asistentes siguen sin poder contenerlo. Horas después, la conferencia de prensa. Periodistas de todo el mundo reunidos. Cae Maradona. Todavía en calzones, con un tapado de piel de leopardo encima y una cadena de oro gigante en el pecho. Una trola de cada brazo. La nariz blanca como el marmol. No se sienta. Se sube a la mesa. Se baja los calzones. Y acaba encima de todos los trabajadores de prensa, con un chorro grueso y profuso, caudaloso como las Cataratas del Iguazú. "¡Sigan mamando!", grita. "Con perdón de las damas", agrega, les toca una teta a cada una de sus trolas, "¡sigan mamando!", completa. Jura algo ininteligible por Dalma y Giannina. Se pierde en la noche sudafricana. Aparece tres meses después, en la puerta de Cocodrilo, con 30 kilos menos, visiblemente más pálido. El kirchnerismo gana las elecciones de 2011. Fin.

Inspirado parcialmente en este comentario.

jueves, 25 de marzo de 2010

Baradero, Lucas, el Estado y vos

Publicado en Artepolítica

Un tipo común se hace internar en un hospital público. Se escapa, aparece en bolas y a los gritos por la calle, la policía lo caga a patadas. Lo internan de nuevo y muere. Un problema pulmonar, agravado por el uso de drogas. Nadie sabe quién es, y el tipo queda guardado más de un mes en la morgue. Sin identificar, como NN. Esa sigla maldita, como tantos otros, justo este mes. Dos pibes van en moto, en la motito, por un pueblo del interior bonaerense. El control municipal los quiere parar, no llevan casco. La camioneta los persigue, los choca, y los mata. Los vecinos prenden fuego la municipalidad.

Una de las aristas fundamentales para analizar los casos de Lucas Rebolini Manso y de Baradero es el rol del Estado. Una de las aristas menos mencionadas, por cierto. Lucas consumía cocaína, lo que lo convertía en un criminal bajo la vetusta ley de drogas actual, muy a pesar del último fallo de la Corte Suprema al respecto. Ingresó al Hospital Fernández con un "cuadro de exitación general" y escapó a las pocas horas. Lo encontraron desnudo y en la calle, en actitudes que los representantes del Estado (médicos y policía), bien podrían considerar de "insanía", aunque nunca se lo declaró formalmente insano. Y ahí llegamos al primer problema. ¿Qué hace el Estado sobre la locura?

"No somos libres para hacer lo que se nos cante el culo. La sociedad tiene su policia de la poesía. (...) En este mundo no te hagas el loco porque no somos tan libres. Hay una cuestión legal, una red que te caza como un pescado, como una trucha", explicó el actor Alejandro Urdapilleta, que estuvo internado por sus adicciones, a la revista THC. Lucas lo descubrió de la forma más dura. La policía lo cagó a patadas. Como no tenía documentos, nadie sabía quién era. Los médicos se deben haber cagado de risa cuando decía que era el hijo de Antonio Grimau y Leonor Manso. Murió solo e ignorado, si es que en algún momento pudo registrarlo.