martes, 7 de abril de 2009

De Perón a los bloggers

Publicado por Facundo Falduto en Artepolitica.

Participamos ayer de la reunión de bloggers en la Asociación Bancaria, que fue muy divertida y sobre la cual cada uno publicará sus impresiones en su propio blog. Quienes teníamos firmes intenciones de seguir rosqueando y pateando tachos la seguimos primero en Las Cuartetas (no encontramos dónde comer choripán a esa hora y en esa zona) y luego en el café La Paz (por el revival setentista).

En medio de debates sobre las próximas elecciones, los medios de comunicación, facebook y la inmortalidad del poroto, me puse a hablar con el gran Manolo sobre la forma en que los blogs operamos de manera independiente, caótica, desordenada, y quilombera... O sea, a lo peronista. Manolo me citó el texto que Perón envió a la resistencia en 1956, que decía "Cumpla, dónde y cómo pueda, las siguientes instrucciones".

Se me ocurrió entonces que el Pocho podría tener algún otro consejo para el momento en el que vivimos, y acudí a revisar en los archivos. Me fijé en sus libros, en los Cursos de Conducción Política de la Escuela Superior Peronista y hasta en las cartas desde el exilio, pero sin éxito. Finalmente, encontré un texto póstumo: una conferencia dictada desde San Vicente, fechada el 4 de abril de 2009, que transcribo a continuación.

A ver si podemos entrar a blogger desde la Olivetti...
Compañeros:

Mucha agua ha pasado bajo el puente desde que abandoné esta tierra, desde que no me dirijo a mi pueblo. Retorno en esta ocasión para encomendarles una misión especial. Saben que está en juego el destino de la patria, como siempre en los últimos 65 años.


La antipatria estará debilitada, y sus argumentos se quemaron con la crisis, pero eso no quiere decir que no aspiren a llegar al poder para imponer su consenso. Por eso considero que el objetivo estratégico fundamental que nos debe ocupar ahora es evitar el avance de la derecha en las próximas elecciones.

Sabrán que no todos los sectores del movimiento deben cumplir una función idéntica y única: eso es minar su potencial. Les toca una tarea especial a ustedes los bloggers, sean peronistas, nacionales y populares, y hasta marxistas-leninistas; no importan las diferencias cuando hay que tirar todos para el mismo lado, no podemos caer en sectarismos, considerando que el nuestro es un movimiento amplio.

Lo primero es delimitar el terreno en el que operan. Recordemos que Argentina tiene 3 millones de conexiones de banda ancha hogareña, de las cuales el 70% está concentrada en el Área Metropolitana de Buenos Aires, y el mismo porcentaje pertenece a sectores medios y altos. Quienes no acceden a internet desde su casa, lo hacen desde la oficina. Para ellos, primero está el trabajo, luego chequear los mails, leer sitios de noticias, entrar a Facebook, y recién ahí llegan a los blogs. Deben entender cómo piensan y cómo actúan, pues ese es su ámbito de influencia primordial, y a ellos principalmente deben apuntar su mensaje.

La forma en que funcionan cada uno de sus blogs es perfecta, me gusta. El fallecimiento de Alfonsín fue el caso paradigmáticoa: cada uno salió a exponer sus argumentos en desorden pero sin violencia, según su especialidad (algunos desde la economía, otros desde la política), y sin ningún orden vertical establecido. Hacen bien, no pueden esperar una orden de la conducción. Yo ya no puedo darla, y probablemente nunca la tengan. Deben funcionar como la vieja resistencia, como unidades independientes y autónomas, como en el arte del swarming. Lo vienen haciendo bien, muchachos, mantengan el rumbo.

Pero aquí nos topamos con algunos problemas y límites. Quienes leen sus blogs suele ser un círculo reducido, aunque cada vez más amplio, de personas que mantiene una cierta línea de pensamiento. Si bien la llegada aumenta, para decirlo en criollo, no vamos a convencer a demasiada gente que no esté ya convencida de ciertas cosas. Tenemos que ampliar la forma de operación sobre esos millones de usuarios de internet, llegar a ese público de los sectores medios que piensa que toda la política es corrupta y no entiende la manipulación mediática, como bien señala el compañero No.

El mensaje a difundir debe ir en contra de los políticos de derecha y sus candidatos, y del manejo de los medios de comunicación sobre los temas trascendentales, o los que ellos instalan como tales (caso inseguridad). Para extender el mensaje, debemos expandirnos hacia otras formas de difusión que ofrece internet.

Los blogs tienen un desafío: el usuario promedio sólo lee tres segundos de la página a la que ingresa. El último post debe secuestrar su atención en esos ínfimos tres segundos, o pierde a ese lector y se queda con su base habitual de seguidores. Es difícil de lograr, involuntaria o conscientemente, y hay que tener un cierto estilo para escribir los posts que a veces cuesta conseguir.

Por eso, una alternativa viable son las cadenas de correos electrónicos, esa herramienta tan bien usada por la derecha. Recordemos que revisar el inbox es una de las tareas primarias y fundamentales de todo internauta. Pero no sirve de nada copiar posts íntegros o párrafos de Carta Abierta con la ilusión de que alguien lo lea. La idea es adaptar el mensaje a un formato más simple y entretenido, y difundirlo a todos sus conocidos.

Aquí sería bueno recopilar información de varios blogs para difundir por mail. Vuelvo al ejemplo del fallecimiento de Alfonsín: ante el hecho político, sacar un pedacito de cada post para armar una argumentación general. Bombardear las casillas con mails bien explicados, pero claros y breves, puede ser una de las formas más efectivas de campaña, aunque debe usarse con moderación. Si a la persona que lo lee le gusta, lo reenviará. El caso de Suponete, de los muchachos de Un Día Peronista, también es paradigma.

El otro medio a explotar es ese zaguán virtual conocido como Facebook. Para quienes aún no lo usen, se trata de una red social para mantenerse en contacto con familiares, amigos, compañeros laborales y cualquier persona que uno quiera buscar. No me parece demasiado útil crear grupos de "En apoyo a tal cosa", aunque en algunos casos es bueno y recomendable. Me refiero a usarlo como territorio de terrorismo ideológico y debate express.

¿Cómo es eso? Pensemos lo siguiente: cada persona tiene unos 100 amigos en Facebook. De esos, la mitad deja de chequear mails y se pone a navegar la página. Si la persona publica un mensaje (recuerden: breve, contundente), por ejemplo, con un argumento contra un político de la oposición, lo leerán las 50 personas que entren a Facebook en ese momento. Algunos lo pasarán de largo, otros leerán y muchos menos responderán, pero el mensaje ya está en el aire y en el inconsciente. Un hit and run de pura impunidad.

Por la tarea que vienen llevando a cabo hasta ahora, compañeros, sé que puedo confiar en ustedes para seguir estas instrucciones, y confío en que sabrar encontrar nuevos caminos. La victoria no depende sólo de ustedes, pero si llevan a cabo su misión, habrán ganado un poco más de terreno en el camino. A triunfar.

Juan Domingo Perón

1 comentario:

Liberación dijo...

Tarea dificil la que propone compañero, pero para nada desdeñable, son puestos de batalla en una larga guerra de trincheras, podriamos aggiornar el concepto de guerra popular prolongada, pero desde nuevas trincheras. La lucha no es ideologica sino hegemonica.
Un abrazo.